inicio     guíapráctica     cultural     mundobritania     espacioslondres     en la web     bareslondres
   
   
  contacto     enlaces
   
         
   
 

Lala Isla: 'Al llegar a Londres me sentí muy libre'

Por Patricia Luna y Laura Rodríguez

Londres es el hogar de Lala Isla. Aunque nació en Astorga, esta escritora lleva más de treinta años en esta ciudad. Su libro, Londres pastel sin receta, no sólo recoge sus vivencias desde su primer contacto con la capital inglesa sino que ofrece también una mirada antropológica de los británicos y su historia reciente. Una historia que ha vivido de primera mano pero, al mismo tiempo, ha podido ver desde fuera.

"Escribí un libro sobre Londres porque cuando llegó la Thatcher me di cuenta de que lo que aparecía en los periódicos no tenía nada que ver con la realidad. Mi marido trabajaba en el ayuntamiento del barrio de Islington y yo tenía acceso a todas las estadísticas de lo que estaba haciendo el Gobierno. "

-¿Por ejemplo?

Antes la muerte se medía por clase social, pero eso lo quitó Thatcher, quitó muchas cláusulas de las estadísticas con lo cual era más difícil ver la influencia de su política en la clase más baja, que fue la más afectada.

-O sea que nos daban una visión equivocada…

Los corresponsales de los periódicos vienen para 6 años y les interesan los temas políticos y económicos, de tipo macro porque, claro, es lo que te piden los periódicos.


-¿Entonces qué te interesaba a ti?

La vida cotidiana, lo que vive la gente el día a día…Los libros de viaje siempre los han escrito los hombres y yo quería hacer un libro diferente. Las mujeres estamos más cerca del mundo de lo pequeño, de lo privado, de lo individual, que además en España es importantísimo


-Vamos, que las mujeres todavía seguimos reducidas al reino del hogar…

Las mujeres que yo conozco no tienen nada que ver con las mujeres de mi generación en España. Entre nuestras madres y la sección femenina nos habían preparado para ser mujeres de casa y, según la clase social, a saber recibir y tener todo monísimo, todo monísimo…

-Ah, la importancia de la apariencia

Sí, somos el país de Europa que realiza más operaciones de estética. Hay una obsesión general. Cuando veo a mis tías lo primero que me dicen es "qué chica tan mona" o "qué chica no tan mona"; eso lo primero, luego puedes ser lista o simpática…


-¿Pero eso no ocurre en todas partes?

Al llegar a Londres me sentí muy libre porque aquí te exigían muchísimo menos en ese aspecto -y en profesionalidad casera-. Cuando regreso a España soy mucho más consciente de lo que me pongo, si estoy bien vestida…A veces pienso: ¡si me viera mi madre! me diría "pero, hija, no te pintas las uñas, pero no vas a la peluquería…"eso ha estado y todavía está muy presente en España.


- La distancia ayuda a descubrirse a uno mismo y supongo que pueden aparecer sorpresas…

Una de las cosas que más me impresionaron viviendo en el Reino Unido fue asistir a mi primer funeral. Fue el de mi suegro y para mi resultó angustioso porque había poquísima gente y me parecía todo rarísimo.


- ¿En qué sentido?

Me di cuenta de que cuando se moría alguien cercano a nosotros aún sin ser amigo intimo mi primera reacción era acudir al funeral pero mi ex-marido se asombraba "pero cómo vamos a ir, si no nos han dicho nada"… Porque tengo esa cosa española de que va todo el mundo, de que cuanta más gente acuda, mejor.

En la última película de Almodóvar cuando muere la tía de Penélope Cruz lo primero que le dicen a la sobrina es "vino todo el pueblo"; y ella contesta hay que ilusión, vino todo el pueblo". Aquí no, es la intimidad lo que cuenta y al funeral van cuatro personas.


-¿Y qué prefieres?

Aquí te mandan una tarjeta porque consideran que tú quieres estar sola con tu dolor, pero en España te invaden y me parece mejor. Es algo muy sano, le das vueltas y vueltas a la historia y al final estás harta de la gente, pero has hecho una limpia.


-Pero las cosas en España tampoco son lo que eran…

Es cierto, ahora se está sacando la muerte de la familia a la calle, como se ha hecho con la comida, y lo hacemos sin darnos cuenta. Porque en España, de repente, somos los más modernos.


-¿Los más modernos?

Si, ¿qué hay que incinerarse? Pues a incinerarse todos. En España estos cambios se están dando de un día para otro y aquí han necesitado muchísimo tiempo.


-Quizá estábamos un poco impacientes…

En el Reino Unido ya se han dado cuenta de que todo se ha deshumanizado muchísimo y ahora están tratando de humanizarlo. Hay muchas cosas como ésta en las que se está intentando mirar hacia atrás. En España todavía están yendo y cuando se quieran dar cuenta tendrán que regresar otra vez… Bueno, también llegará a España esta tendencia al retorno y entonces se va a mezclar la ida con la vuelta. Es fascinante.


-¿Tanto hemos cambiado?

Hace 30 años España sólo significaba folclore. Ahora nuestros cocineros son fabulosos, la dieta mediterránea es sanísima, la gente va a Barcelona como antes iba a Londres o París, estamos a la última en diseño y arquitectura, Zara y Mango se encuentran en todas las ciudades…


-Bueno, quizá es lo que se ve desde fuera…

Si es que no os daís cuenta del país que teneís… En España hemos nacido con un gran complejo de inferioridad.


 
     
22 Noviembre 2017
 

El Ryan's - Todo el Fútbol y Fiestas Españolas en Londres

Con la colaboración de:

 
   
   
         
         
   
   
   
©Todos los derechos reservados Contacto | Publicidad/Advertise | Aviso legal | Colectivolondres