inicio     guíapráctica     cultural     mundobritania     espacioslondres     en la web     bareslondres
   
   
  contacto     enlaces
   
         
   
 

De puesto en puesto por East London

Por Ángela González

Si hay un distrito tradicionalmente conocido por sus mercados callejeros es London Bridge.  Si te gusta la historia, no tienes obligaciones matutinas los viernes y te apetece regalarte algo de plata, prueba a curiosear en Bermondsey. Quizás el más madrugador, debe sus horarios y gran parte de su fama y avituallamiento a una ley centenaria que permitía a los ladrones vender sus ‘adquisiciones’ antes de la salida del sol.  Gracias a esta licencia real, quien comprara alguna chuchería en estos puestos no tendría que devolverla, aunque se demostrara que había sido robada.  Tan ‘moderna’ legislación no se revocó hasta hace apenas diez años. 

Desde hace un par de años, este mercado ha pasado de ser un secreto bien guardado a uno a voces, por lo que los precios se han disparado y sólo merece la pena si consigues llegar temprano. Dado que los habituales llegan allí en metro –con la Northern o la Jubilee hasta London Bridge- entre las siete y las nueve de la mañana prácticamente se vende todo lo que merece la pena.  Pese a todo, el New Caledonian Market, como se le conoce oficialmente, es más barato que Portobello  y la presencia de no pocos anticuarios de renombre supone la mayor garantía para los que necesitan algo más de seguridad antes de aventurarse en los puestos de Bermondsey Street.

Pero sin duda, si hay un mercado que ha resistido el paso del tiempo a la par que ganando adeptos es el Borough Market.  Otro habitual en las listas de escenarios de época, duerme bajo las vías de la estación de tren de London Bridge, lo que le ha granjeado el mote de ‘Booming Borough’.  Entre las últimas películas rodadas en los alrededores, Bridget Jones, Ricardo III, Lock & Stock…Los puestos, firmes de lunes a viernes de cuatro de la mañana a ocho de la tarde, ofrecen frutas y verduras a diario, excepto los sábados, cuando los granjeros de todo el país vienen a mostrar los frutos de su esfuerzo. Con horario más relajado, de 10:00 a 16:00, son más que recomendables los quesos y mermeladas artesanales, especialmente la de ruibarbo.

Si las multitudes no te asustan y te pica la curiosidad por descubrir qué tiene el este de Londres para convertirse en la zona más popular para propios y ajenos, los locales recomiendan empezar el domingo  con una visita al Columbia Road Flower Market, perderse entre sus escaparates del  período de los Hugonotes, tomar fuerzas con un brunch y tomarse el tiempo que haga falta para decidirse por alguno de sus piezas de arte, libros, ropa étnica o… ¡coches de época! El problema, sólo abren los domingos de diez a cuatro y media.

En un ejemplarmente conservado edificio victoriano, son los trajes de chaqueta y las Blackberrys las que dan la pista sobre cómo ha pasado el tiempo en Leadenhall Market.  A rebosar entre semana a mediodía y  tiempo para los after office, hay varias tiendas y escaparates que datan de los primeros tiempos del complejo, de hace más de doscientos años. Queda resguardado del bullicio de Liverpool Street, a la sombra del nuevo edificio de Lloyds y a unos pocos metros de un valor en alza en las rutas de mercados callejeros de la ciudad: Spitafields Market y Brick Lane.

Mientras el último le roba poco a poco protagonismo al vecino y ya venido a menos Petticoat Lane, Spitafields Market se llena a rebosar los domingos, especialmente los de lluvia, en los que su cubierta atrae a cientos de turistas y otros tantos paseantes.  Desde que se inaugurara en 2003 el nuevo edificio, remodelado por Norman Foster, no se ha logrado un acuerdo sobre el puesto que debe ocupar Spitafields entre los lugares emblemáticos de Londres. El motivo de discordia, su diseño actual, más limpio de formas y contenido, ha atraído a numerosas cadenas de restauración, firmas internacionales y boutiques exclusivas, en detrimento de los antiguos ocupantes de sus tenderetes, que se han visto desplazados a Brick Lane.  

La disparidad de opiniones sobre la idoneidad del talento de Mr Foster para Spitafields no ha hecho más que jugar a favor del vecino Brick Lane, cuya expansión “es más rápida que la preparación de un plato de curry”, según bromean los habitantes de la zona. Conocido como el nuevo Camden Town por su amplia oferta, acoge desde diseñadores de interiores que buscan la última pieza de mobiliario vintage, hasta a estudiantes que intercambian libros, instrumentos musicales o estancias en el extranjero.


 
     
29 Junio 2017
 

El Ryan's - Todo el Fútbol y Fiestas Españolas en Londres

Con la colaboración de:

 
   
   
         
         
   
   
   
©Todos los derechos reservados Contacto | Publicidad/Advertise | Aviso legal | Colectivolondres