inicio     guíapráctica     cultural     mundobritania     espacioslondres     en la web     bareslondres
   
   
  contacto     enlaces
   
         
   
 

Las Estatuas Hablan

Por Olivia Smith

A veces las estatuas hablan. Y lo hacen muy claro. El Colectivo ha charlado con algunas de las efigies humanas que decoran las calles londinenses y amenizan el ir y venir de transeúntes. ¿Quiénes son? ¿Cómo es su trabajo? Los artistas se sinceran y nos demuestran que no son de piedra.

________________________

Se llaman Duncan, Mary, Peter, Dino, Valy y Barbara. Pero podrían llamarse de cualquier otro modo. En esta profesión el nombre no importa, el arte es anónimo y se camufla bajo pinturas y atuendos a medida.

Duncan lo sabe muy bien. Hasta que hace seis años decidiera comenzar a ser un centurión romano, exhibía su cara y su cuerpo en anuncios publicitarios. Hechuras no le faltan; y actitud tampoco. Es actor y se le nota. Sus gestos, los del romano que amenaza espada en mano a los viandantes, son cuidados al detalle. Y el mismo empeño pone en sus trajes. Cambia el color de su vestimenta en función de la época del año: en navidad apuesta por tonos rojos y en otoño por ocres. Pero Duncan el centurión también adecúa el tono con el que, tras una hora de preparación, embadurna su cuerpo. El sol es su peor enemigo por eso siempre lo evita, de lo contrario, desteñiría.

Dino, un rumano que llegó hace tres meses a Londres, no tiene esos problemas. Su traje de caballero de la tabla redonda le permite deleitar al personal incluso en las horas de calor. Aunque es duro. Si en algo coinciden todas ‘nuestras’ estatuas es en que se trata de un trabajo fatigoso. Físicamente les obliga a mantener una postura que impide a la sangre fluir, por lo que cada hora deben bajarse del pedestal para moverse. Dino, al igual que Mary o Valy, trabaja en esas condiciones cinco días a la semana. Otros, como Peter o Barbara, prefieren hacerlo sólo dos.

Peter Forrest es el carismático perro de Covent Garden. Nacido en Birmingham, esta estatua destaca por sus ideas originales. El perro, la Mona Lisa o Shakespeare, han sido algunos de sus personajes. Fue precisamente éste último por el que decidió dedicarse a esto. “Fue en Stratford-upon-Avon, me vestí de Shakespeare y comencé a decir ‘To be or not to be’. En dos horas gané 40 libras. Así que me dije: ¡Esto es mejor que trabajar en una fábrica!”.

Y sin duda para todos ellos lo es. La media de dinero que pueden ganar al día ronda los 60 libras. Pero nada es gratis. Estos artistas callejeros llegan a su puesto de estatua a las 3 de la madrugada del sábado, han de coger sitio. Candan sus pertenencias y esperan a que amanezcan. Si llegaran tarde deberán volverse a casa con las manos vacías.

De esto también sabe Barbara, quien exhibe sus caracterizaciones en South Bank. Su marido, el perro Peter fue quien le enseñó la profesión. Y le gusta, aunque durante la semana prefiere relajarse y disfrutar de su casa.

Valy, en cambio, con la fuerza de los 27 años, no descansa. Cuando no hace de hombre de oro, trabaja como albañil. Vive con su novia, quien le atiborra de vitaminas y batidos energéticos con los que aguantar las duras jornadas. Junto a él está siempre su hermana Mary, de 19 años, que habla temblorosa. Hace frío, pero está feliz. Sabe que gracias a todos ellos, Londres es aún más bonito.

Duncan, el gladiador y La Maceta de Covent Garden:

                                                   


 
     
28 Abril 2017
 

El Ryan's - Todo el Fútbol y Fiestas Españolas en Londres

Con la colaboración de:

 
   
   
         
         
   
   
   
©Todos los derechos reservados Contacto | Publicidad/Advertise | Aviso legal | Colectivolondres