inicio     guíapráctica     cultural     mundobritania     espacioslondres     en la web     bareslondres
   
   
  contacto     enlaces
   
         
   
 

Frank Evans: 'En Inglaterra saben que soy torero pero intento que la gente no se entere'

Por Bárbara Mora

Un viaje a España le abrió los ojos al mundo del toro. Frank Evans, el primer matador británico, se enamoró de la Fiesta y decidió encarar el riesgo convirtiéndose en torero. Ya con el mundo -del toro- por montera, quebró tradiciones. Para él las 5 dejó de ser la hora del té. Su autobiografía, The last british bullfighter (Macmillan), cuenta los pormenores de una intensa vida que hoy, 40 años después, sigue llevándole por distintas plazas. El Colectivo Magazine ha hablado con 'El Inglés'.

Le confieso que aún no me explico que pudo haberle pasado por la cabeza para que usted, siendo inglés, se hiciera torero…¿Tantas cornadas da el hambre?

El arte de la fiesta de los toros me cautivó desde la primera vez que vi una corrida. De hecho, pasó muy poco tiempo desde ese momento hasta que me decidí a intentar ser torero. Las ansias de triunfar son iguales que los dolores del hambre…

Su padre le apoyó desde sus inicios mientras que su madre trataba de que olvidara ese mundo ¿cómo se lleva eso?

Siempre estaré agradecido a mi padre por todo que hizo por mi, por su apoyo. Pero que mis andanzas en el mundo del toro le hicieran sufrir tanto a mi madre es un peso grande que llevo en el alma.

¿Cuál es la reacción de sus compatriotas cuando les comenta cuál es su profesión? ¿Le tienen por loco, valiente, provocador…?

Después de tantos años soy conocido en Inglaterra como torero pero si puedo, intento no hacerlo muy evidente porque los ingleses desconocen totalmente qué es la Fiesta. Unos suelen reaccionar diciéndote 'Olé!' y otros te preguntan si no es algo cruel.

Hablando de esto… Su madre le dijo en una ocasión que usted era "el IRA de los animales". Incluso llegó a recibir paquetes bomba enviados por ecologistas… habiendo crecido en ese entorno de respeto a los animales no me creo que no le de pena el sufrimiento del toro.

Soy amante de los animales y siempre he tenido perros y gatos en casa.  Es más, los toreros admiramos al toro bravo. Lo consideramos el animal más importante del mundo.  Pero en la plaza la concentración del torero es tanta y el sentido de sobrevivir tan acusado que no tenemos tiempo para sentir pena por el toro.

La primera vez que fue a España lo hizo en los años 60 para visitar la Andalucía más profunda… ¿qué fue lo que más le sorprendió al llegar?

Fueron muchas cosas… para un inglés como yo llegar a Andalucía supuso disfrutar del sol, el paisaje, la variedad de las comidas y sobre todo el abierto cariño de los españoles. Me dieron de comer y dónde dormir. Me prestaron dinero y un amigo me dio hasta una moto.

Por su primera corrida no cobró, y además de su estreno estuvo a punto de ser su despedida ¿tan mal le fueron la cosas?

En ocasiones he sido víctima.  Cuando empiezas tienes que tener a alguien que sepa cómo va el negocio y que te proteja tanto del toro como del dinero.  Pero lo importante es aprender de los disgustos y no guardar rencor a nadie. Y en lo taurino, en mi primera novillada el novillo me cogió muchas veces pero tuve la suerte de matarlo con una estocada. Que no me pagaran mis gastos fue lo de menos. Lo importante era que había empezado.

Usted temía las condiciones hospitalarias de las plazas de antaño, hasta el punto de que en su alternativa llevó consigo un médico inglés y litros de plasma… Plasma que por cierto dijeron que hubiera podido salvar la vida de Paquirri.

Se supone que tenía que haber estado con "El Soro" aquel trágico día en Pozoblanco, por eso Vicente siempre me decía que hubiera podido haber salvado la vida de "Paquirri" si hubiera estado allí con el plasma que siempre llevaba.  Personalmente pienso que hay cornadas a las que no puede sobrevivir nadie y lo que le paso a "Paquirri" fue mortal y sin remedio alguno dadas las circunstancias.

Usted compara en su libro la repercusión que tuvo la muerte de Paquirri en España con la de Lady Di en Inglaterra…

Cuando muere un torero en España es cuando se nota lo importante que es la fiesta de los toros.  Y hago esa comparación porque la muerte de "Paquirri" paralizó Andalucía y conmocionó al país entero.

Su  mujer es inglesa ¿Cuándo usted torea se queda en casa poniendo velas y rezando a los santos? ¿O sufre de una manera más británica?

Son tantos años ya los que llevo en este oficio que mi mujer ya no sufre tanto el día de una corrida pero tampoco se relaja hasta que no recibe la llamada telefónica diciéndole que todo ha ido bien.

Usted conoció a Vincent Hitchcock, otra rara avis, el primer torero inglés…

Sí, su autobiografía fue mi inspiración pero nunca llegó a ser mi maestro.  Los que más me han enseñado del arte de torear han sido "Graneret", "El Soro", Jose Puerto y "Morenito de Jaén".

Cree que los toreros, el público y la prensa española le han llegado a aceptar o siempre ha sido una losa el ser británico.

Mis compañeros en la profesión siempre me han tratado con respeto porque saben lo difícil que es esto. Y el público siempre ha respondido con más cariño y entusiasmo del que he merecido.

Recientemente, con 67 años, ha vuelto a los ruedos pese a que ya se había cortado la coleta. ¿Qué razones le han llevado a hacerlo?

Me retiré en el año 2005 por problemas físicos pero una vez tuve mi rodilla y mi corazón reparado me encontré en plenas facultades.  El estado de retirado no me iba bien y ahora que he vuelto a torear soy el hombre más feliz del mundo.


 
     
29 Junio 2017
 

El Ryan's - Todo el Fútbol y Fiestas Españolas en Londres

Con la colaboración de:

 
   
   
         
         
   
   
   
©Todos los derechos reservados Contacto | Publicidad/Advertise | Aviso legal | Colectivolondres